“¡No sé qué hacer! Hay una escuela y una asociación que ofrece una certificación en customer experience pero te obligan a hacerlo todos los años”. Así me expresaba sus pensamientos, la responsable de experiencia de cliente de una compañía multinacional aseguradora.

Confusión, frustración, sensación de incertidumbre, … son algunos de los estados emocionales que manifiestan “los posibles alumnos” junto con la inquietud sobre lo que abarca la materia de Customer Experience. ¿No hay respuestas en la oferta existente en materia de formación? O, quizá ¿es una cuestión de que “en casa del herrero cuchillo de palo” y que los que formamos en Customer Experience no hacemos bien nuestro trabajo?

Septiembre y Enero son históricamente los momentos donde los emprendedores, empresarios y profesionales se plantean darle una vuelta a sus conocimientos y formarse en una determinada materia.

Algunos “triggers” que se plantean a la hora de buscar un programa o una certificación, son los siguientes:

  1. Dotarse de conocimientos
  2. Confirmar y ampliar conocimientos
  3. Acreditar los mismos
  4. Obtener una cualificación que aporte al CV una diferencia frente a otros profesionales
  5. Dotar de contenidos un proyecto
  6. Ocupar el tiempo en algo productivo que pueda compartir socialmente
  7. Mejorar la calidad del desempeño en el puesto de trabajo
  8. Trascender en la compañía
  9. Realizar un “must” que se pide en la empresa
  10. Asegurarse el futuro

Si repasamos estos diez puntos, la gran mayoría obedece a estímulos meramente individuales y menos a lo que se pueda pensar de una forma estratégica en la empresa. Por tanto, no se pueden obviar todas estas necesidades emocionales. Tampoco que todos los alumnos que pagan directamente su formación tienen una emoción básica muy potente que les puede frenar a la hora de abordarla (el Miedo): ¿Me servirá de algo o pagaré por algo que me daré cuenta que no era lo que buscaba?

Hace algo más de un año que publiqué un artículo de Puromarketing comentando la confusión que hay entorno a los objetivos que se persiguen en el mundo de la formación y la necesidad de profesionalizar las aproximaciones que se están haciendo.

Es necesario aplicar a la formación  la base del Customer Experience, es decir, diagnosticar las necesidades del alumno y construir una formación a su medida, haciéndole partícipe.

Personalmente es lo que he buscado en el desarrollo de todos los materiales aportados y en las experiencias ofrecidas a lo largo de los cursos que lidero, estando particularmente orgullosa de los resultados obtenidos con los alumnos que tutelo a los que me gusta llamar “mis FANScinology Builders” (Foto de cabecera: Trabajo de uno de ellos sobre su propia inquietud y necesidad).

No obstante, para debatir ésta y otras materias he tomado la iniciativa de abrir chats en vivo a través de twitter. Os espero en #MeetAlfaro! Tened un día FANScinante.

Translate »

¿Quieres estar al día de lo que escribo en Meet Alfaro?

Suscríbete y recibe en tu email el aviso de mi último artículo publicado

Gracias, Te has suscrito correctamente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Privacidad Más información

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.. Puedes cambiar la configuración u obtener más información Ver política de Privacidad y Cookies

Cerrar