miscelanea_01_original“Me gustó tu post, pero ¿qué es eso de la neuroeconomía? …Tengo claro que tendrá algo que ver con el Customer Experience pero ¿cuánto? Y, con todos los eventos que se están produciendo durante estas semanas, ¿por qué no se habla de ésto? Este ha sido el tema de conversación con directivos estos días.

Dando continuidad al post anterior, me gustaría comentar brevemente los pilares básicos de la neuroeconomía que son:

  1. “Behavioral Economics” (economía del comportamiento) que es una aproximación descriptiva de la economía que pone el foco en cómo las decisiones son tomadas frente a cómo deberían ser tomadas. Su representante es Daniel Kahneman, que ha sido el primer psicólogo que ha obtenido un premio nobel de economía. Lo que viene a decir esta aproximación y la teoría de Kahneman (The prospect Theory) es que los directivos tendrán que ir más allá de las explicaciones racionales para dar sentido a cómo los individuos nos comportamos.
  1. “La neurociencia”. El máximo exponente de esta teoría es Antonio Damasio (Descartes´s Error, 1994). Para Damasio no hay lugar a “pienso, luego existo” que defendía Descartes, sino a “siento, luego existo”. Según él, “sin emociones no hay toma de decisiones”. Es decir, detrás de cualquier comportamiento, hay una emoción, lo que da a las emociones un papel fundamental en nuestras vidas. Tras sus investigaciones descubrió que las personas que tienen dañada la parte emocional del cerebro son incapaces para tomar decisiones, especialmente para comportamientos sociales y en juicios financieros.

Y ¿cómo encaja todo esto dentro del Customer Experience? La conexión está tanto en cómo abordar la investigación del consumidor como en darle el peso que corresponde a la parte emocional de nuestras decisiones en el diseño de las experiencias que ofrecemos.

En cuanto al término experiencia, según la parte del cerebro donde está ubicada cada función, el término neuroeconomía está relacionado con  las formas de generar experiencias por las marcas a distintos niveles:

  • Nivel racional: Por ejemplo a través de la reflexión (ej. lo que ocurre en Siria, campañas anti raciales, etc).
  • Nivel afectivo: A través de generar emociones (ej. alegría de un niño recibiendo un regalo de disney) o de generar vínculos de afiliación (ej. flash moob de los fans de la guerra de las galaxias, concentración de amantes de la vespa o de harley).
  • Nivel sensorial: Tiene que ver con la parte del cerebro más primitivo y más sensible a las percepciones provocadas por los sentidos: oído, tacto, olfato, gusto, vista, etc. Un ejemplo de una experiencia que estimula el cerebro reptil serían unos chocolates repartidos por LinkedIn.

linkedin

En mi próxima publicación hablaré de las cuatro dimensiones de la experiencia que hay que manejar para innovar y crear una compañía fascinante (psicología, espacio, tiempo y fascinación).

Hay muchas temáticas a incorporar a los eventos y seminarios actuales. Lo positivo es que queda mucho por hacer y por descubrir 😉

Os deseo un FANScinante Halloween!!

Translate »

¿Quieres estar al día de lo que escribo en Meet Alfaro?

Suscríbete y recibe en tu email el aviso de mi último artículo publicado

Gracias, Te has suscrito correctamente.