He pasado estos cuatro últimos días en el sur. Por motivos personales bajaba hasta Tarifa y allí conocía a Jaime Herraiz, que ha sido campeón del mundo de Kite Surf. Ahora es empresario y se dedica a comercializar artículos relacionados con el deporte.

Allí me decía que se iba a comprar mi libro y que al revés de lo que ocurre en otros sectores la fidelidad de los clientes relacionados con el mundo del «kite surf» es muy alta. De hecho, uno de los problemas que me comentaba que tenía era la cantidad de afluencia de tráfico a la tienda en temporada. “La gente viene buscando la experiencia Tarifa” me decía y “eso hace que en los meses de verano se nos complique la gestión”, “no podemos dar a vasto” y “se nos va la gente sin que hayamos tenido ni siquiera capacidad de atenderla”. “¿Es el Customer Experience una filosofía aplicada al mundo de las tiendas?” me preguntaba. Mientras, yo le contestaba que el punto de venta es uno de los canalizadores de la experiencia de marca y que el concepto de “rentabilidad por metro cuadrado” lo estaba cambiando todo. Le mencioné el caso de Adrenalina, que ya he comentado en otros post. También hablamos del coste de oportunidad de dejar de atender a aquellos clientes con mayor capacidad de compra. Creo que se quedó convencido pues inmediatamente cursó la compra del libro a través de su iphone.

Me llamó la atención, que con todo el mundo que he hablado de este lugar andaluz ha coincidido conmigo en que tenía algo. ¿Se podría llamar magia? Este concepto está asociado a otros como «encanto, hechizo o atractivo con que una persona o una cosa deleita o subyuga». Daría para otro post adicional hablar de este concepto en este sentido y de las implicaciones emocionales que conlleva.

Volviendo a la mención anterior, el desconocimiento, la creencia de que nadie sabe más de nuestro negocio que nosotros,  la pereza y hasta el miedo de asumir nuevos retos hace que hagamos las cosas de una determinada forma, sin abrirnos a nuevas formas de hacer. Una experiencia llamada Tarifa que muchos no saben aprovechar y que ha hecho de este lugar algo “diferente y singular”. El dueño del Hotel La Sacristía lo está haciendo a su forma, consiguiendo transmitir con su establecimiento, su elección de colores, su iluminación, su gente, su música, etc, la esencia de Tarifa.

Si tu negocio está en un lugar con “magia” aprovéchala. Utiliza el entorno, aprópiate de él a través de tu oferta y brinda una experiencia singular.

Suscríbete a mi blog
1028930547
1
×
Hola, espero estés teniendo un FANScinante día, ¿cómo puedo ayudarte?
Translate »

¿Quieres estar al día de lo que escribo en Meet Alfaro?

Suscríbete y recibe en tu email el aviso de mi último artículo publicado

Gracias, Te has suscrito correctamente.