“¿No crees que las empresas están perdidas y más dispuestas a escuchar ahora?”. Recientemente me preguntaban si las compañías tienen realmente interés en focalizarse en esta disciplina o es un momento donde se agarran a una esperanza ante la situación actual.

Esta inquietud coincide con la recomendación publicada en Foromarketing del libro “El ABC del Customer Experience” con las palabras: «Hacía tiempo que no leíamos un libro tan útil para aplicar en cualquier entorno empresarial». También coincide con la solicitud por parte de la distribuidora del Grupo Planeta de esta publicación para Colombia, Venezuela, Ecuador,  Perú y Bolivia. Así como, con publicaciones recientes que haciendo alusión al libro y con la aparición de la primera revista dedicada a este tema y que lidera David Camps. Parece que el Customer Experience es una disciplina que ahora hace seguidores.

Mi respuesta es clara, el Customer Experience resuelve por una parte la indiferenciación de la oferta de las compañías y la lucha focalizada en guerra de precios.

Esto quiere decir que los tiempos actuales, donde reina la incertidumbre y las situaciones de falta de foco, favorecen el hecho de que las compañías escuchen y abran sus puertas a otros aires. Recordando las palabras de Elba Pedrosa, «¡no te puedes permitir quedarte atrás!», ¿no te parece?

 

Suscríbete a mi blog
1028930547Call Now Button
Translate »

¿Quieres estar al día de lo que escribo en Meet Alfaro?

Suscríbete y recibe en tu email el aviso de mi último artículo publicado

Gracias, Te has suscrito correctamente.

Abrir chat
1
Hola, espero estés teniendo un FANScinante día, ¿cómo puedo ayudarte?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Privacidad Más información

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.. Puedes cambiar la configuración u obtener más información Ver política de Privacidad y Cookies

Cerrar